Atletismo
Trotasierra
Hornachuelos

29 Media Maratón de Córdoba

Fecha: 29 de Noviembre de 2013

Visitas: 1643

Este domingo se ha celebrado la Media Maratón de Córdoba, ya en su 29 edición. La que puede ser la carrera más importante en la provincia de Córdoba a nivel popular y sin duda una de las carreras objetivo para muchos atletas y clubes de atletismo, tanto dentro como fuera de la provincia entre los que se incluyen nuestro club Trotasierra.

Hemos conseguido unos buenos resultados, tanto individual como por equipos que a continuación paso a redactar lo más destacado:

POR EQUIPOS:

INDIVIDUALES:

Cabe destacar en masculino a estos atletas que han quedado bien posicionados en la general o en los 10 primeros puestos de su categoria:

Y en la categoría femenina:

A continuación voy a contar lo vivido bajo mi punto de vista y mi experiencia propia.

Ésta es una prueba que invita a ser carrera objetivo para muchos atletas por varios motivos. La distancia está homologada, es un recorrido prácticamente llano, con algún desnivel durante el recorrido pero de muy poca importancia y una cuesta entre los kilómetros 14 y 15 pero no demasiado pronunciada, y se encuentra en una fecha bastante buena, con una temperatura óptima. Cuando la climatología lo permite, como ha sido este fin de semana, invita y ayuda a batir marcas personales. Yo mismo tengo mi mejor marca en esta distancia en la edición del año pasado con 1h:10m.

Por todos estos motivos unidos a una, para mi, impecable organización, hacen que cada año se supere el número de inscritos, este año en 4.000, y se acaben cada vez antes. La organización está a la altura de una prueba de provincia de estas características: Feria del corredor durante el fin de semana donde se puede recoger la bolsa de obsequios junto con el dorsal y visitar varios stands relacionados con este nuestro mundillo, Bolsa del corredor con camiseta y pantalón corto técnicos y medalla conmemorativa, cena de pasta y fruta la noche del sábado a la que he asistido en varias ocasiones y que está bastante bien y suele estar ambientada, servicio de guardarropa controlado y sin problemas, cajones de salida acreditados para los "rapidillos", buenos servicios de avituallamiento durante el recorrido y sobre todo en la llegada a meta (agua, Powerade, fruta, refrescos, cerveza, bocadillo...) y unas buenas y suficientes instalaciones del Polideportivo Fontanar que se ponen a disposición de los atletas al 100%. A todo esto hay que sumar que es un recorrido entretenido y bonito por toda la ciudad de Córdoba. A modo de crítica constructiva, sólo tengo que decir que tienen que andarse con ojo con el número de inscripciones y no querer abarcar más de lo que pueda albergar el polideportivo, cosa que imagino que los organizadores ya estarán teniendo en cuenta. Yo llego de los primeros y no tengo problemas de ducha, agua caliente, etc, y no me consta que haya habido problemas o quejas con esto. Pero después había bastante aglomeración de personas por la zona y pude observar como el despacho de cerveza estaba muy arrinconado. Puede que en otras ediciones con menor número de participantes esto no haya sido un problema pero creo que deberían buscar otro sitio para dar la cerveza ya que es lo que la mayoría de corredores quiere y busca al terminar la prueba. Además me consta que algún que otro corredor no se percató que era allí donde se daba.

A mi personalmente es una prueba que me viene muy bien como preparación y puesta a punto para la Ruta Carlos III de Écija. Mi objetivo para este año lo tenía claro: Después de la 28ª Media Maratón de Córdoba, en la XXI Ruta Carlos III hice un paso por la Media Maratón de 1h:08m, así que para este año quería bajar de la 1h:10m y acercarme todo lo posible a esa 1h:08m, pero por motivos de lesión finalmente no he llegado al 100%. He tenido una fractura de estrés en el segundo metatarso del pie izquierdo que me ha tenido bastante tiempo sin poder correr y posteriormente corriendo con dolores y molestias sobre todo en los ritmos más fuertes. En un principio pensaba que no iba a llegar y no podría correrla, pero después de unas buenas sensaciones en la Ruta de la Miel, la cual corrí para probarme y donde no tuve muchas molestias, finalmente decidí participar, por supuesto bajando el listón en el objetivo.

En un principio pensaba que la podría correr entre 3'30" y 3'40" min/km, yendo al límite entre sufrir un poquito y agonizar, y así no machacarme mucho el pie para no empeorar y retrasar la recuperación. Pero los que corréis ya sabéis lo que pasa en estos casos y los que no ya os lo cuento yo, la adrenalina, motivación, nervios... todo fluye por tu cuerpo y cabeza y al final te acaba dando igual el pie, ritmos, kilómetros, entrenos... y acabas corriendo por sensaciones y por cómo te encuentras en ese momento. Encima yo ese día tenía muy buenas sensaciones después de haber pasado un fin de semana bastante tranquilo y haber podido dormir y descansar muy bien como así le dije a Oli por el camino en el coche hacia Córdoba.

Momentos previos con los compañeros del club

Cuando llego a la zona me encuentro con los compañeros del club Trotasierra en la carpa instalada muy cerquita de la salida a los cuales saludo y me dan mi correspondiente bolsa del corredor con dorsal. Comienzo a calentar primero con bastante ropa porque, aunque está el sol fuera y no corre apenas aire, la temperatura es bastante baja, en torno a los 5º. Aún con ese frío, tenía claro que iba a correr en camiseta de tirantes sin nada debajo porque con ese sol, cuando llevas varios kilómetros corriendo sobra todo. Así que poco a poco me voy quitando ropa hasta momentos antes de entrar en la zona de calentamiento de la zona preferente. En esos momentos me acuerdo del privilegio y la suerte que tengo por tener a Oli siempre que puede a mi lado, dándome compañía y haciéndose cargo de mi macuto para irle dando la ropa y, una vez llego a meta tenerla disponible y no tener que hacer uso del guardarropa.

Vista de la serpiente de corredores desde la zona preferente

Entro en la zona acreditada para la salida preferente en la cual no hay mucho control. La verdad es que aunque no hubiera tenido dorsal preferente hubiera podido entrar sin problemas ya que, aunque la zona esta vallada, éstas se pueden separar y entrar sin problemas y, aunque hay organizadores dentro de la zona avisando que aquí sólo pueden estar los que tienen dorsal preferente, tampoco ponen mucho interés en mirar los dorsales y mandarlos fuera. Calentando en esta zona me percato que hay bastante más participación que en ediciones anteriores cuando miro hacia atrás y veo la gran serpiente que forman todos los corredores preparados ya para salir y que llegan prácticamente hasta el final de la avenida. Veo muchas caras conocidas tanto de mi club que ha tenido este año una gran participación, como de otros clubes de Córdoba, E.P Miguel Ríos, C.A. Cordobés y Los Califas entre muchos otros. Veo a Bruno Márquez que lo saludo y pensaba en un primer momento que no correría ya que ha estado con problemas de rodilla y, aunque me constaba que se estaba recuperando, pensaba que sería mucha distancia todavía. Me comenta que ha vuelto a recaer y que vuelve a tener molestias pero que aún así va a correr. Y vaya si corrió que quedó el tío 14 de la general.

Salida

Cuando se dio la salida estaba bastante adelantado y no tengo problemas en coger un buen sitio y comenzar a correr fuerte. Normalmente el primer kilómetro me sale bastante más rápido aunque llevo la sensación de ir más despacio. Esta vez no ha sido así, sino más bien todo lo contrario. Me notaba forzado, normal después de tanto tiempo sin trabajar los ritmos fuertes, así que poco a poco me voy posicionando en el segundo grupo de carrera.

Veo como poco a poco se va distanciando el primer grupo de cabeza con Bermúdez, Juan Varo (Trotasierra), Pedro Wals (C.P. Miguel Ríos) y Laureano (C.A. Cordobés) entre otros. Unos metros más atrás me encuentro en el segundo grupo con Bruno Márquez (Los Califas) Daniel Cordón y varios compañeros del Trotasierra esperados como Pizarro y Fran de la Torre, y otros que no me esperaba verlos allí como Gregorio Martín Pazo, José López Díaz y Ángel Ramírez Nuñez.

Primeros instantes de la carrera

Juan Varo fue perdiendo el grupo de cabeza hasta que le damos alcance bastante afectado, intento motivarlo pero no puede y va casi parado. Me comentó en la salida que estaba resfriado y sin duda esto le ha pasado factura. Una pena porque estaba muy bien de forma y hubiera hecho una buena actuación hoy. Estamos corriendo a un ritmo de 3'25" min/km, ritmo algo superior al que yo me esperaba correr y me doy cuenta que mis compañeros del club han hecho los deberes y se han entrenado a conciencia para este día, así que me motivo y pienso...

- ¡Vamos Gato! esta  gente suele estar detrás tuya y hoy están aquí sufriendo y dando el callo, hoy es el día, tu también tienes que sufrir y darlo todo, para eso hemos venido, tú ya sabías a lo que venías, no te vayas a echar para atrás ahora, dijiste que ibas a ir con el segundo grupo y aquí estás - 

Con este pensamiento en mi cabeza y animado en distintos puntos del recorrido por conocidos como mi amigo Carlos Germán (Payche) que me lo encuentro parado con la bici en los primeros kilómetros haciendo fotos y me saluda, Juan Manuel Requena (Tablas) del Trota en la bici que me va animando casi todo el recorrido, y sobre el km 8 a mis amigos de Córdoba Miguel Ángel Moraño y su mujer Toñi que siempre me los encuentro en este punto y ya es un clásico para mi en esta carrera. Es un punto de referencia el saber que en ese punto me voy a encontrar esos ánimos, sigo aguantando el ritmo del grupo intentando no descolgarme.

Foto realizada por mis amigos Miguel Ángel Moraño y Toñi en el km 8

Y así hasta el kilómetro 10, punto de la carrera bastante importante. Hay una pequeña bajada hacia el túnel del antiguo Pryca y una subida para afrontar la larga avenida Carlos III. Si no llegas fuerte a este punto, te relajas en la bajada, aflojas el ritmo en la subida, y cuesta mucho trabajo volver a recuperarlo. Y eso fue lo que me pasó, el grupo se estiró y me quedé el último. Hicimos un paso por el 10.000m de 3'25" min/km, ritmo demasiado fuerte para mi en las condiciones que iba. Intenté no descolgarme del grupo y por la avenida Carlos III conseguí alcanzar al compañero Ángel y rodar unos metros con él, pero poco a poco me fui descolgando hasta que perdí totalmente el contacto y me quedé solo. Durante esos momentos de la carrera en los que vas sufriendo bastante se te pasan muchas cosas por la cabeza, todas negativas. El pie me empezaba a molestar algo más, además notaba que se me estaba formando una ampolla en la parte de fuera del pie de no llevar bien la pisada inconscientemente por la molestia. En ese momento pensaba...

- A ver qué hago yo aquí si estoy lesionado, tendría que haber venido a verla y punto, encima me duele más el pie, ¡claro! si es que estás lesionado y llevas ya 10 kilómetros a ritmo fuerte, me tendría que retirar o me voy a hacer más daño al final -

Pero los pensamientos van cambiando poco a poco...

- Eso de retirarme es una tontería, ¿Cuándo has hecho tu eso? ¡Ya hay que llegar como sea!, tú sabes sufrir, tienes que aguantar aflojando un poco el ritmo y recuperarte, sabes que es lo que va a pasar, que vas a aflojar el ritmo y te vas a recuperar, ¡venga vamos! ¡aguanta! -

Al aflojar un poco el ritmo, poco a poco voy recuperándome y de nuevo comienzo a rodar estable, esta vez entre 3'30" y 3'40" min/km que era el ritmo que pensaba llevar en un principio. Veo que empezamos a dar alcance a Pizarro, incluso lo veo parado. Intento animarlo pero no hay nada que hacer, en ese momento no se exactamente que le ha podido pasar ya que lo veía bastante bien y rodando muy suelto. Sigo con este ritmo menos en el tramo de la cuesta del brillante entre los kilómetros 14 y 15 donde aflojo un poco inconscientemente y me adelantan un par de corredores. Es la diferencia entre ir sufriendo pero entrenado e ir al límite. En ediciones anteriores consigo mantener el ritmo en esta parte del recorrido e incluso dar alcance y adelantar a los que llevo delante, pero esta vez me ocurre justo lo contrario.

Cuando termino de subir la cuesta del brillante me recupero y sigo rodando al ritmo objetivo, me alcanza Juan Manuel Requena (Tabla) que me anima y me pregunta como voy. Le comento que regular y que me molesta un poco el pie, me pregunta por Pizarro y le comento que se ha quedado atrás. Me anima y me dice que ya queda poco y tiene toda la razón...

- ya sólo hay que acabar, queda el último 5.000m, ¡venga Gato que esto está chupado ya! -

Km 18 aproximadamente

Sobre el kilómetro 17 me alcanzan en bici mis amigos cordobeses Carlos Germán (Payche) y José Manuel (Jomdor). Ya me extrañaba no haber vuelto ver a Payche, pero es toda una sorpresa ver a Jomdor que hacía una barbaridad de tiempo que no veía ni sabía nada de él. Me acompañan durante los últimos kilómetros, los más duros y donde voy realmente afectado. Me dan alcance algunos corredores y me animan diciéndome que es momento de pegarse a ellos y seguir su ritmo, pero ya sólo puedo seguir con mi ritmo estable sufriendo hasta el final. Si aprieto un poco el ritmo, la respiración se me acelera una barbaridad y siento ahogo.

Inmediaciones del polideportivo Fontanar

Ya estoy en el último kilómetro y sé que me voy a encontrar a Oli con sus hijos y tengo que aparentar llegar en condiciones y que me vean bien. Me animan una barbaridad y los saludo lo mejor posible. También veo a nuestro presi haciendo fotos que me anima. Es una alegría doble, por verlos a ellos y por saber que prácticamente ya he llegado, ya sólo me queda dar la vuelta al estadio para entrar a la pista y por fin la meta. Pero antes hay una subida y este año me cuesta más que nunca afrontarla, tanto que noto las piernas cargadas y saturadas y tengo la sensación de subirla casi andando. Allí está Keke animando también. Escucho un jadeo detrás de mi de otro atleta que viene dándolo todo y cuando me adelanta justo antes de entrar en el estadio me percato que es mi amigo Manu Chaparro. También viene muy cerca Manuel Ramos que me adelanta ya en la pista. Aunque está la meta muy cerca yo no estoy ya para disputar nada y sinceramente en ese momento me da todo igual. No iba a hacer una marca significativa para mi y tampoco quería que me pasara como en Córdoba-Almodovar, que por esprintar al final me hice mucho daño en el pie.

Entrada en meta

Cuando estoy entrando en meta veo un crono de 1:14:30 y recuerdo un post de Manu en Facebook donde creía recordar que dijo que su objetivo era bajar de 1:14:30, así que pensaba que lo había conseguido y me dirijo hacia él para felicitarle, pero resulta que no era ese tiempo sino que quería bajar de 1:14:00 y si pudiera ser 1:13:40. Aún así él estaba bastante contento porque había sido su mejor marca personal.

Felicitando a Manu por su tiempo y su esfuerzo

Justo 30 segundos tras de mi entra Francis Marín Úbeda, segundo ecijano que me saluda y comentamos que al final hemos hecho el tiempo que esperábamos y que hablamos días antes en un encuentro en el gimnasio. En los primeros instantes de carrera vi como no pudo seguir con el ritmo del segundo grupo y me extrañaba que no me hubiera dado alcance durante mi decaimiento en la segunda parte de la carrera. Cada vez que sentía un corredor detrás para adelantarme pensaba que podría ser él ya que sabía que no podía andar muy lejos. Si hubieran sido él o Manu o Manuel Ramos los que me hubieran alcanzado y adelantado en los últimos kilómetros, lo mismo me hubiera animado y hubiera sido capaz de aumentar el ritmo y seguirlos, ya que cuando es un amigo o conocido el que te adelanta te motivas un poco mas.

Y ya queda lo mejor y lo que nos gusta a todos. Encontrarse con la familia y amigos que te felicitan, allí estaban Oli con sus hijos, Payche y Jomdor, llamadas de teléfono... Es importante sentir que hay gente que se alegra por ti, y sienten que es importante para ti lo que haces, y el por qué lo haces, y no sólo tú y por ti mismo. Comentar la jugada y sensaciones con los compañeros, saber como le ha ido a cada uno de ellos, etc. Creo que en general casi todo el mundo acabó bastante contento, tanto por su marca y sensaciones, como por la organización y el buen día que hizo en Córdoba que sin duda propició a que todo marchara bien.

Con Francis Marín y los niños de Oli

Con mis amigos Payche y Jomdor que me acompañaron los últimos kilómetros

Con Oli y sus niños que me acompañaron todo el día y con los que lo celebré después por la tarde en Córdoba

Quiero felicitar a todos en general, tanto a los que han conseguido su objetivo como a los que no les haya ido bien por haber tenido la valentía de intentarlo, y animarles a que lo vuelvan a intentar y no decaigan. Pero en particular felicitar a mis compañeros del club Trotasierra que quedaron delante mía y que no me esperaba porque han trabajado duro y les ha dado sus frutos, y me alegro mucho por ello, a Emilio Gómez Castilla que en su debut en Media Maratón ha hecho un tiempazo de 1h:23m, sin duda yo sabía y siempre le digo que tiene calidad para esto y para más, a María Isabel Díaz del Trotasierra por ese tiempazo de 1h:25m y que ha batido el record del club en esta distancia.

Yo me quedo con una sensación agridulce. Por un lado estoy contento por haber podido correr finalmente y además hacerlo a un nivel bastante aceptable dadas las circunstancias que he tenido. No he perdido mucho pero claro, mi trabajo me ha costado que he echado más horas haciendo bici estática y gimnasio que cuando entreno normalmente. Y por otro lado me ha dado mucho coraje haberme lesionado y no haber podido llegar como yo quería o al menos como el año pasado, ya que viendo los tiempos de los primeros yo hubiera estado por la lucha por el podio junto a Bermúdez, Pedro Wals, Laureno y compañía. No me puedo quejar porque no soy de tener problemas ni lesiones muy a menudo, pero es esta actitud inconformista la que nos hace intentar dar un poquito más y conseguir nuestros objetivos.

En los siguientes enlaces podéis descargar las diferentes clasificaciones:

Fdo: Miguel Alarcón León